ARTÍCULOS

Tradiciones en las bodas del S.XIX: Regencia

Cualquier escritor de novela romántica termina, antes o después, narrando una boda. En mi caso ha sido antes que después. Y claro, lo esencial es reflejar las emociones de los participantes, pero también es sumamente importante reflejar el entorno.

Para empezar, he de señalar que la idea romántica y liberal que tenemos de las bodas en la novelas románticas no es más que un cliché, porque la realidad era bien distinta. El poder de decisión de una mujer sobre sus nupcias era nula, y, a veces, la del hombre también. La familia, la posición social y la cuestión económica eran quienes decidían en la mayor parte de los casos. “Hacer un buen matrimonio” era mucho más importante que “tener un buen matrimonio”; la felicidad de los cónyuges no era requisito indispensable, sobre todo, cuando hablamos de un matrimonio en el seno de la aristocracia. A las mujeres, normalmente les tocaba la peor parte pues, en ocasiones acababan casadas con hombres crueles y muy, muy mayores.

260px-v-v-pukirev_-_the_arranged_marriage
Matrimonio desigual, de Pukirev.

No es de extrañar, por tanto, que los jóvenes sedientos de amor adoptasen la costumbre de huir para casarse con quien ellos decidieran. Se podían casar a escondidas, pero, ¡ojo!, solo si tenían más de 21 años. Todos aquellos que no alcanzaban esta edad, que eran muchos, pues la edad de matrimonio indicada para las jóvenes de la aristocracia londinense eran los 17/18 años —a esta edad tenían su primera temporada social—, tenían otra opción, con muchos adeptos en la época: fugarse a Gretna Green (Escocia), donde las personas podían casarse libremente. Esta particular costumbre ha sido inspiración para muchas novelas románticas históricas inspiradas en la Regencia inglesa y en la época victoriana.

 

141211112105_gretna_yunque

Ahora bien, vamos a desgranar algunas de las tradiciones que rodeaban y todavía rodean a la celebración de las bodas en Inglaterra para que pueda ayudaros si algún día tenéis que describir una boda en uno de vuestro relatos inspirados en el S.XIX.

  • La mejor época para casarse el otoño, pues era el tiempo de la cosecha, que auguraba un matrimonio lleno de riquezas y parabienes. Hay que tener en cuenta, además, que para la aristocracia esto era muy conveniente, pues la temporada social solía terminar a mediados de Agosto.
  • La ceremonia se celebraba en la más absoluta intimidad, es decir, los contrayentes y su familia y amigos más íntimos. El resto de los invitados se unían al banquete y fiesta posterior que se celebraba normalmente en la casa de alguno de los novios, normalmente, la que fuera más ostentosa.
  • Las amonestaciones tenían que publicarse tres semanas antes de la boda, pero la aristocracia tenía, como en todo, ciertos privilegios y podía solicitar en Doctor´s Common una licencia especial que les capacitaba para casarse sin respetar estos periodos establecidos por la iglesia anglicana.
  • Los novios debían entrar por separado a la iglesia y en aquellos tiempo era la novia la primera en cruzar la puerta de la iglesia, acompañada por la dama de honor, que era una niña de menos de 12 años (debía ser una familiar de consanguinidad directa) que era la encargada de abrir el séquito portando las flores con las que se pide por la fertilidad de la novia. Esta es una costumbre medieval. En la Inglaterra del siglo XIX, la dama de honor empezó a ser una mujer adulta, una amiga íntima y confidente de la novia.
  • La novia siempre se situaba a la izquierda del novio y esta tradición sí que tiene un origen increíble: los hombres debían poder utilizar libremente su brazo derecho para empuñar el arma ante un posible ataque en el que tuviera que defender a su amada. Hay que recordar que, en muchas ocasiones, las novias eran secuestradas, y podía darse el caso de que los familiares intentasen recuperarla y el novio tuviera que pelear al tiempo que el cura les daba la bendición.
  • Una de las que más suele gustar y que aún hoy se sigue llevando a cabo, es la costumbre del novio de alzar en brazos a la novia para atravesar la puerta de su nuevo hogar. La explicación es que traía mala suerte que la novia pusiera un pie cerca del umbral de la puerta porque allí habitaban malos espíritus que podían traer la desgracia al matrimonio. Otra teoría es que daba mala suerte que la novia se cayera al cruzar el umbral y para evitarlo el novio la cargaba en brazos.
  • Curiosamente, otra costumbre actual, la de que el novio no puede ver a la novia antes de la boda, proviene de aquella época de los matrimonios concertados. Los novios no se veían antes de la cita con el párroco en el altar para que no se echaran atrás si les disgustaba su futuro esposo/esposa.
  • Una de las que más me gusta es el origen del blanco para el traje de novia. Fue la reina Victoria de Inglaterra quien lo puso de moda, usando un vestido de este tono en su enlace real. Antes se usaban colores pasteles, muy especialmente el amarillo, el verde o el rosa. ¡Ojo con esto! Una novia no se hubiera casado de blanco en Inglaterra en la Regencia. Sobre este asunto escribe un artículo muy interesante Nieves Hidalgo, en El Rincón de la Novela Romántica.
victoria_marriage01
Boda de la reina Victoria con el príncipe Alberto, pintura de George Hayter.
  • En cuanto a los objetos o ritos que traían suerte, a muchas de mis lectoras les escandalizó que las arañas tuvieran una parte en dichas creencias, pero es cierto. En aquello de la buena fortuna, había más de una superstición:

– Empecemos por la araña: tradicionalmente se dice que las arañas pequeñas atraen la buena suerte y, según los ingleses, que la novia encuentre una araña en su vestido le garantizará un matrimonio lleno de fidelidad, pero ¡ojo! es importante quitarla del vestido sin dañarla. El origen de esta tradición, por más que he buscado y rebuscado, sigue siendo un misterio para mi.

– Para los ingleses, el miércoles era el día más propicio para casarse.

Una herradura, cosida al bajo de la falda del vestido de novia también era una llamada a la buena suerte en el matrimonio. Esta es una tradición escocesa que se puso de moda en toda la isla.

– La leyenda de las almendras dice que hay que obsequiar a cada invitado 5 almendras confitadas para atraer hacia ellos la salud, el amor, la fertilidad, la felicidad y la longevidad.

– En algunos lugares tenían la costumbre de tirarse cosas encimas. Por ejemplo, en el norte de Inglaterra, una mujer mayor de la familia se colocaba en el umbral de la nueva casa de los novios y se tiraba encima un plato de galletas o panecillos, mientras el resto de los invitados recogían los trozos que les traerían buena fortuna. En otros lugares, era tradición romperle el pastel de bodas a los novios encima, o lo que es peor, tirarles cebada…

– Las perlas son un símbolo de las lágrimas de la novia por lo que se consideraba que traía mala suerte usarlas en su boda porque le traerían un matrimonio desgraciado.

– Que hubiese un cuchillo entre los regalos de bodas también era un mal augurio. Un cuchillo significa una relación rota. Si alguien lo regalaba, los novios debían darle a cambio una moneda, así será una compra y no un regalo.

–  Que la novia llore en la boda es de muy buena suerte, pues narra la tradición que así la novia se despoja de todas sus lágrimas y no tendrá más durante su matrimonio.

– Las flores de azahar no deben faltar en el atuendo de la novia o en la ceremonia porque son un símbolo de suerte, sobre la base de que los naranjos dan la flor y el fruto al mismo tiempo.

Son solo algunas de las cuestiones que he conseguido recopilar a lo largo de mi investigación. No he podido llegar al fondo del origen de muchas de ellas, pero he comprobado, con bastante fiabilidad que imperaban en la época de la Regencia Inglesa, por lo que se puede concluir que continuaban vigentes también en la época victoriana.

Artículo relacionado: https://mariamorazal.wordpress.com/2016/04/23/la-pedida-de-mano/

Artículo relacionado: https://www.bodas.net/debates/costumbres-y-tradiciones-nupciales–t206994

Anuncios

Un comentario sobre “Tradiciones en las bodas del S.XIX: Regencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s