MARIAM

Prepárate

 

Respecto al cáncer, solo te puedo dar un consejo: prepárate.

Las estadísticas no interesan, no consuelan, no ayudan. Cuando tu médico te dice que tienes cáncer de mama, el hecho de que también te diga que una de cada ocho mujeres lo tienen o tendrán en todo el mundo a lo largo de su vida, no ayuda a mitigar la enormidad de lo que se te viene encima.

         Lo que si puede ayudarte es saberlo, asumirlo y prepararte… antes de que llegue.

         Oímos los datos cada año, desde Septiembre hasta Octubre (en el caso del cáncer de mama), pero se quedan en un estado superficial de nuestra comprensión, porque a pocas de nosotras se nos ocurre pensar que una estadística del 12% va a venir a darnos una patada en el culo.

        Sin embargo, llega un mal día y lo impensable ocurre. De repente, te puedes encontrar con 30 años, una vida por vivir y un carcinoma con un montón de apellidos que tú no entiendes pero que suenan muy feos. Y en este momento, créeme, estar preparada, es casi como tener en tus manos la cura.

         Pongamos que vas a tener cáncer de mama en algún momento de tu vida. Que vas a ser un individuo de ese 12%. No, en serio, te recomiendo que agudices tu nivel de empatía y te imagines sentada en la consulta del médico escuchando la noticia. Ahora bien, como sólo un 3% de los casos de cáncer de mama son incurables, lo lógico y común es que te vayas a curar. Por tanto, tus energías deben centrarse en asumir que te espera un periodo de tu vida complicado, pero un periodo al fin y al cabo.

         En esta etapa, ni la indignación ni el miedo ni la auto compasión van a ayudarte.  ¡Ojo! no digo que se pueda elegir como tu mente canaliza esta enfermedad pero si te digo que todas esas emociones son un lastre que lo complica todo y que no resuelve nada. Lucha por encerrarlas en una cajita, ya tratarás con ellas cuando termines.

         Decir que también es un periodo que te aporta cosas positivas puede parecer una nimiedad, pero te aseguro que ver el lado bueno de las cosas será una terapia mas efectivas que la propia quimio. Disfruta de los cuidados, del cariño, de los pasteles y de poder ser “borde” a cuenta del tratamiento (eso sin duda es un lujazo); porque cuando todo termine, habrá terminado y ese periodo, dure lo que dure, no volverá. No lo malgastes lamentándolo. Vívelo todo lo intensamente que tu cuerpo y tu corazón te lo permitan.

         Yo cerré mi paréntesis hace ahora un año y medio. Aún estoy intentando aprender a convivir con una parte nueva de mi cuerpo que me sigue resultando extraña, pero vuelvo a llevar el pelo largo, he podido cumplir el sueño de casarme con el amor de vida y pronto, quizá, pueda pensar en formar una familia con él. He aprendido mucho, sobre la gente, sobre mí misma, sobre cómo encarar la vida. Y ahora solo quiero vivir, vivir feliz, como lo hacen el 97% de las afectadas por el cáncer de mama una vez que lo dejan atrás. Sin miedo, con gratitud.

         Y no me olvidaré de lo aprendido y estaré preparada para que me vuelva a ocurrir. Porque a estas alturas, respecto al cáncer, sólo puedo darte un consejo: si consigues vencer ese mecanismo de defensa ancestral del ser humano que te susurra “eso no me puede pasar a mi”, tendrás la mitad de la batalla ganada, porque estarás preparada.

 

 

Hay una posdata. Es esta:

En este momento, si yo pudiera, sería una cosa, sería donante. Porque nada podemos hacer por los que sí se han ido, pero quizá nos quede una esperanza para los que aún vendrán. #donamédulaosea #noduele #salvavidas

Infórmate aquí.

Anuncios

Un comentario sobre “Prepárate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s